¿Por qué es tan importante cómo nos hablamos?

Lo que nos pasa, lo bueno, lo malo, no tiene tanto efecto en nuestras emociones, y en nuestro estado de ánimo como lo que nos decimos sobre lo que nos pase. Lo que sentimos lo construimos con nuestro lenguaje. Las emociones y los estados de ánimo se contagian, y además de tener efectos sobre nuestra realidad, la realidad que vivimos y sobre cómo actuamos, tienen un efecto más allá de todo aquello que nos rodea y quienes nos rodea, sobre sus realidades, sus acciones. Un sentimiento, un pensamiento no es solo tuyo, también lo es de un grupo en el que te mueves, una empresa, tu proyecto empresarial, una organización, un país. En mi profesión de coach y programadora neurolinguistica me encuentro con personas como tú, con sus estados de ánimos, su tristeza, resignación, frustración o miedo, … sus palabras tienen el poder de construir o destruir, por eso es importante mantener un diálogo positivo con nosotros o nosotras mismas. Hay que reeducar nuestra forma de hablar en favor de nuestra vida, bienestar, nuestros sueños y proyecciones. Si nuestra forma de hablar es negativa y pesimista, nuestra vida así será. De nuestras palabras dependerá nuestro futuro, así que empecemos a cambiarlo, a cambiar nuestra vida cuidando las palabras que nos decimos y decimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s