Adiós a la negatividad

Sin duda, la negatividad es un sentimiento abrumador que absorbe, incluso frustrante. Hay momentos en los que uno puede tener la sensación de que nada de lo que haga va a poder cambiar la situación. Qué no importa el esfuerzo, ni el deseo, todo queda sumido en esa negatividad.Cada persona puede sentirla de una manera diferente y, por tanto, que le influencie de una forma diferente.Imagina que te colocas unas gafas de sol cuyo filtro es de color verde, al ponerlas la vida cambia de color, los objetos más comunes adquieren otras tonalidades, dependiendo del filtro cambia con más intensidad o menos. La negatividad es eso mismo, funciona igual, pues se convierte en un filtro en la mente por la que pasa cualquier pensamiento y y dependiendo de ese pensamiento filtradopor la negatividad, lo que ocurra tendrá un sentido y otro.Si uno está sumido/a en ese filtro de negatividad, la vida la percibirá se otra forma: las alegrías saben menos porque se teme el momento en el que esa sensación pase y uno retorne a lo anterior pero con ese regusto a placer perdido que hace que aumente la sensación de falta; se proyecta y se imagina con mayor temor, pues se tiene la -falsa- certeza de que las cosas no van a mejorar nunca, por lo que pensar en el mañana es pensar en otra cárcel de sufrimiento sin posibilidad de liberación; la incertidumbre se vive con mayor angustia, pues en la mente las probabilidades de que ocurra algo terrible son mayores a algo positivo. ¿Y qué hago si me invade la negatividad?Si en alguna de estas cosas te has sentido identificado/a lo primero es no alarmarse, o alarmarse lo suficiente para dar el paso de decidir cuidarse y ponerle remedio a esos sentimientos. Lo siguiente es que tengas en cuenta que la negatividad no suele ir sola por la vida, es probable que te sientas alicaído/a, triste, a veces muy bajito/a de ganas, que hace tiempo que no disfrutas de las cosas como antes o que te sientes un incomprendido/a. Es importante no pensar que son cosas que se pasarán sin que uno ponga un poquito más de su parte, y si a solas no está funcionando, habrá que buscar un profesional que a uno le ayude a entender qué está ocurriendo, por qué y cómo puede encontrar una solución que le ayude a sentirse con menos cargas, con más oportunidades, con más ganas.y tus gafas de hoy, ¿de qué color las llevas hoy?

tuppercoachingempresarial.com

Coaching personal/Coaching profesional/Coaching desde la maternidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s